Foto por Visit Bruges - Jan Darthet
Campanario

Campanario

La torre más importante de Brujas se remonta al siglo XIII, tiene 83 metros de altura y se la considera patrimonio de la humanidad. A quien suba los 366 escalones, se le premiará con una impresionante vista panorámica de Brujas y sus alrededores. De camino a la cima podrá pararse en la Cámara de los tesoros donde se guardan las marcas, sellos y tesorería medievales de la ciudad. Además, podrá ver el impresionante rollo de partitura que acciona el carillón, y el teclado donde el campanero municipal toca las 47 campanas. Desde 1999, el Campanario de Brujas se encuentra en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.
Más información
Centro histórico de Brujas

Centro histórico de Brujas

El hecho de que todo el centro histórico de Brujas haya sido reconocido como Patrimonio Mundial, es algo especial y tiene varias razones. Tanto su estructura urbana como su arquitectura recuerdan el prominente pasado de Brujas como una de las ciudades portuarias más importantes de Europa. Desde el auténtico patrón de las calles sobre el segundo antiguo muro de la ciudad hasta la característica red de canales («reien») y el patrimonio material. Ese patrimonio medieval también se ha conservado y renovado por parte de profesionales. Además, gracias al meditado neogótico, la característica unidad visual se ha mantenido garantizada aún más tiempo. Junto a estos numerosos edificios y elementos arquitectónicos medievales, el patrimonio inmaterial, como las diversas procesiones, también ha sabido resistir al paso del tiempo. Además, Brujas puede autoproclamarse la «cuna» de los primitivos flamencos. En el siglo XV, este grupo de pintores convirtió a Brujas en un destacado centro artístico internacional. Aún se pueden admirar las obras maestras de estos maestros de fama internacional en Brujas, la ciudad en la que fueron creadas. La línea del horizonte de Brujas ha permanecido intacta con el paso de los siglos. En la actualidad, Brujas forma un conjunto arquitectónico completo, con un núcleo urbano histórico claramente delimitado. Sin notas falsas ni ruidos visuales. Una postal que perdura con el paso de los siglos.
Más información
Los primitivos flamencos

Los primitivos flamencos

Durante el Siglo de Oro de Brujas, el siglo XV, reinaban las Bellas Artes. Fue entonces cuando se asentaron en Brujas figuras tan renombradas como Jan van Eyck y Hans Memling. Hoy en día todavía puede admirar las creaciones de los destacados primitivos flamencos en el Museo Groeninge y en el Hospital de San Juan. Pero también entre los tesoros de la parroquia más antigua de Brujas, la Catedral de San Salvador, verá de cerca los cuadros que se crearon hace siglos en esta ciudad.
Más información
Procesión de la Santa Sangre

Procesión de la Santa Sangre

Cada año, en el día de la Ascensión, la Procesión de la Santa Sangre recorre por el centro histórico de la ciudad de Brujas. La Procesión de la Santa Sangre fue creada en 1304 como una expresión de gratitud y fe. Más de 1700 participantes cantan, tocan música, bailan y actúan. El estilo de la procesión se refiere a la época borgoñona en la que los gremios, los artesanos, las hermandades y las cámaras retóricas fueron responsables de la interpretación de las escenas. El tema dominante se refiere a la pasión de Jesucristo. Las historias bíblicas forman la base de la procesión. Temáticamente, la Procesión de la Santa Sangre se divide en cuatro partes. La evocación comienza con el Antiguo Testamento, desde la Creación hasta los profetas. Luego viene el Nuevo Testamento, desde el nacimiento en Belén hasta Pentecostés. La tercera parte cuenta cómo la reliquia de la Santa Sangre fue a parar en Brujas. En la última parte, los miembros de la Noble Hermandad de la Santa Sangre acompañan el relicario en el que se encuentra la preciosa reliquia.
Más información
Brujas y al carillón, una historia conjunta

Brujas y al carillón, una historia conjunta

El carillón es un instrumento musical, que se toca mediante un teclado y que se compone de mínimo 23 campanas de bronce. El objetivo es hacer sonar las campanas creando un conjunto armonioso. El carillón nació en el S. XVI, cuando las ciudades más ricas (entre ellas, Brujas) empezaron a adornar sus campanarios y torres de iglesias con campanas. En el S. XVII se fue perfeccionando la técnica y hacia finales del S. XIX el carillón se comenzó a utilizar cada vez más como un instrumento musical autónomo, es decir, independiente de las torres o iglesias. En noviembre del 2014, la UNESCO reconoció la cultura belga del carillón como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En estos días puede disfrutar de unas bellas melodías de carillón en el campanario de la Plaza Mayor de Brujas (47 campanas), el Gran Seminario de Brujas (26 campanas), el ayuntamiento de Damme (39 campanas) y la iglesia de Lissewege (24 campanas).
Más información
Cultura cervecera belga

Cultura cervecera belga

El hecho de que la cultura cervecera belga haya sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO no sorprende a ningún belga. Aquí no solo se toma una caña, sino que se degusta su historia. Y sabe bien. Brujas y sus alrededores también cuentan con un sinfín de fábricas cerveceras, desde grandes fábricas que atraen a multitudes hasta microfábricas, y en numerosos restaurantes se cocina con esas cervezas locales, dando lugar como por hechizo a platos clásicos, pero también innovadores. Por supuesto, Brujas cuenta con su propia cerveza local: la Brugse Zot. Una cerveza que los brujenses proclamaron todo un clásico. Añádele a la imagen las numerosas cafeterías con una gruesa carta de cervezas y el famoso festival invernal de la cerveza, y tendrás una ciudad que abraza candorosamente la cultura cervecera belga. Y eso desde hace siglos.
Más información
Ver UNESCO «ciudad patrimonio de la humanidad» en mapa