Foto por Stad Gent/Visit Gent
Explorar la ciudad

Explorar la ciudad

Puede comenzar su visita conociendo el centro histórico, en un paseo que dura unas dos horas. Sienta el misticismo, deje que sus pasos le lleven al Castillo de los Condes de Flandes, al Graslei y el Korenlei y a las tres grandes torres de Gante. Contemple la arquitectura moderna del Pabellón Municipal y el rústico Patershol, un antiguo barrio de trazado medieval lleno de pequeños restaurantes. Como verá, el gantés es un ser social que saborea bien la vida.
Más información
La Lonja de la Carne

La Lonja de la Carne

Nuestra provincia tiene más de 175 productos regionales tradicionales, y en Gante están todos bajo el mismo techo. ¿A que resulta práctico? La Lonja de la Carne alberga el Centro de Productos Regionales de Flandes Oriental. Aquí tiene la oferta completa, a granel o en bonitos embalajes. Por supuesto, también puede confeccionar su propia cesta de regalo. ¿Que no se aguanta las ganas de probarlos? Pues reserve mesa en el restaurante y podrá así disfrutar de los productos en el propio lugar. La Lonja de la Carne, construida en el siglo XV, era antiguamente un mercado cubierto en el que se centralizaba la inspección y el comercio de carne, ya que en la Edad Media estaba prohibida la venta de este producto en las casas. En el magnífico cerchado de madera del techo, ahora cuelgan a secar sabrosos jamones Ganda. Estos últimos siguen salándose y curándose conforme a la antigua tradición. ¿No tiene problemas con los espacios reducidos? Pues al lado de la Lonja de la Carne está la cervecería más pequeña de Gante: ‘t Galgenhuisje. Esta taberna de particular atmósfera era antes una de las casquerías. En estos establecimientos se vendían las vísceras de las reses, que, por normativa de higiene, no podían entrar en la lonja de carne. La pequeña barra suele estar hasta los topes, pero no hay que preocuparse: la terraza, calentada en invierno, es también estupenda.
Más información
Patershol: a Gan­te gas­tro­nó­mi­ca

Patershol: a Gan­te gas­tro­nó­mi­ca

Este precioso rincón de Gante es una ciudad dentro de la ciudad. Aquí uno se olvida por un momento de dónde está y se adentra en la Edad Media. ¡Conozca la veterana personalidad de esta magnífica zona! Sienta la nostalgia de las antiguas usanzas. Contemple la arquitectura y el arte. Y disfrute de sus pintorescas calles llenas de acogedores restaurantes, hogareños cafés y modernos bares. En toda Gante nos va el buen comer. Pero aquí está la proverbial guinda sobre el pastel: en las calles del Patershol, las casas de comidas se suceden una junto a otra. Además, aquí puede hacer un viaje culinario por el mundo, desde cocina japonesa, italiana o española hasta indonesia o turca, y sin olvidar los platos de la abuela flamencos. De estilos, tiene también para elegir: moderno, romántico, algo excéntrico, exclusivo… ¡Buen provecho! A la sombra del Castillo de los Condes de Flandes, los moradores siguen habitando y viviendo, en su tranquilo día a día. Entre vecinos. Con los niños jugando en las calles. El Patershol es más que una zona turística, es sobre todo un hogar, una comunidad con una comisión de fiestas que mantiene las tradiciones. Y esto confiere a sus antiguas calles medievales un singular valor histórico. Piérdase en sus estrechas callejuelas y podrá sentir que en el Patershol sigue viviendo su alma.
Más información
Museo de la Ciu­dad de Gan­te (STAM)

Museo de la Ciu­dad de Gan­te (STAM)

El STAM es el punto ideal para comenzar una escapada cultural a Gante: un museo inconfundiblemente contemporáneo en un entorno histórico. Gante es de todas las épocas, y esto también cuenta en la propia infraestructura del moderno Museo de la Ciudad: la abadía del s. XIV, el monasterio del XVII y los nuevos edificios del XXI forman juntos el STAM. El STAM narra el relato de Gante, desde la Edad Media hasta hoy, de la mano de piezas que hacen resonar nuestra imaginación e instalaciones multimedia interactivas. Pasado, presente y futuro se muestran de una forma clara y apasionante, desde la metrópolis medieval hasta la ciudad del conocimiento y la cultura que es ahora. Una de las cosas más llamativas del STAM es la foto aérea de Gante (¡de 300 m2!) sobre la que se puede caminar. La aplicación multimedia nos permite contemplar Gante en detalle a lo largo de cuatro siglos. “Vistas de Gante” muestra una vista de la ciudad de 1534, mapas de 1614 y 1912 y una foto aérea actual.
Más información
Abadía de San Pedro

Abadía de San Pedro

Esta abadía benedictina fue fundada en el siglo VII por San Amando, quien sentó así las bases de la propia ciudad. En los siglos XIV y XV creció hasta convertirse en toda una aldea abacial, con granjas, jardines, viviendas y campos de cultivo. La prosperidad de la abadía se debía a sus fueros y a los impuestos que podía cobrar en sus terrenos, que se extendían hasta el puerto interior de Gante. El monje digital Alison le da un paseo virtual por la abadía. ‘Alison’ la misteriosa videoguía que este lugar pone a su disposición para su visita. En diecisiete episodios hará un emocionante recorrido en busca del asesino del amigo de Alison, pasando por espacios que de otro modo no conocería. El refectorio medieval, la majestuosa iglesia abacial, el magnífico jardín y una infinidad de recovecos, con un asombro tras otro. De lo más apasionante, incluso para niños. Eche un vistazo virtual a la Abadía de San Pedro. El jardín de esta abadía es, sin duda alguna, un punto neurálgico en Gante, muy apreciado, entre otros, por los aplicados estudiantes, que vienen aquí a relajarse o a estudiar en un apacible entorno. No se lo puede perder en su escapada gantesa. Este magnífico espacio con viñedo y ruinas es todo un remanso de calma en la ciudad. En la Abadía de San Pedro se realizan todos los años prestigiosas exposiciones de proyección internacional. El ala del refectorio mantiene toda su autenticidad medieval. La planta baja de la abadía puede visitarse gratis (esto incluye el claustro y su patio, la exposición permanente “Entre el cielo y la tierra” y el jardín).
Más información
Parque de la Ciudadela

Parque de la Ciudadela

El Citadelpark es un parque de Gante situado en la línea de colinas entre el Escalda y el Lys. Fue creado en 1875 en el lugar en el que estuvo la ciudadela (citadel) holandesa de Gante, construida entre 1819 y 1831. Se trataba de una de las más grandes y modernas de su tiempo en Europa. Se usó como cuartel de infantería y artillería y se mantuvo en funcionamiento hasta 1870. Hoy, este es un lugar en el que disfrutar de la riqueza botánica, con todos los árboles especiales identificados con su nombre desde 2005. Los amantes de los animales también pueden sacar a pasear los huéspedes de la protectora. Por su parte, los niños de hasta 10 años disponen de una zona de juegos. Cuando hace bueno, aquí vienen los ganteses y los estudiantes a relajarse o a hacer un picnic. ¡Y con razón!
Más información
De Krook

De Krook

Esta obra de arte de la arquitectura es un lugar de encuentro único para habitantes, estudiantes y visitantes. El edificio no conecta solo a personas sino también al centro histórico y al Barrio de las Artes. Puede conocer a gente, sentir la cultura, tomarse algo tranquilamente o ponerse manos a la obra con innovaciones y tecnologías como imprenta 3D o realidad virtual. En el sitio colaboran y ofrecen sus servicios diferentes instituciones. Son los llamados “habitantes del Krook”. A parte de la biblioteca, Imec (Centro de investigación de Flandes de nano electrónica y tecnologías digitales) y UGent también han encontrado su hogar en De Krook. El edificio también alberga una sala polivalente, una sala de estudio y un bar de lectura. Este impresionante edificio, que ha integrado el arte del artista Michaël Borremans, fue diseñado por el estudio de arquitectura Coussée & Goris architecten y su socio TV RCR Aranda Pigem Vilalta Arquitectes. Este estudio de arquitectos español ha sido galardonado este año con el premio Pritzker, la máxima distinción internacional de la arquitectura.
Más información
El imponente Castillo de los Condes

El imponente Castillo de los Condes

En una escapada a Gante no puede faltar una visita a la imponente fortaleza dentro de la ciudad: el Castillo de los Condes de Flandes. Este destacado monumento ha tenido una existencia de lo más convulsa, estrechamente vinculada a la compleja y a menudo agitada historia política y social de la ciudad. Se trata del único castillo medieval con foso que queda en Flandes con un sistema de fortificación prácticamente intacto. Visitarlo le proporcionará una visión completa de la cultura caballeresca del siglo XII. Están abiertos a visitas la portería, la muralla, la torre del homenaje, la residencia condal y los establos. Tome la larga escalera de caracol hasta el último piso del Castillo de los Condes de Flandes y llegará a un particular lugar. Aquí están el Museo Judicial, con una singular colección de instrumentos de coerción y tortura, y el Museo de Armas. El Castillo de los Condes de Flandes acoge también gran cantidad de actividades culturales, eventos e iniciativas, por ejemplo durante las Fiestas de Gante. Y muchas parejas gantesas eligen este sitio para darse el “sí quiero”. También podrá saber más sobre la ocupación del castillo por parte de estudiantes rebeldes en 1949. Reserve un momento para explorar esta fortaleza y conozca la historia de la “Batalla por el Castillo de los Condes de Flandes”. La torre del homenaje, símbolo del poder condal Adéntrese en la historia de esta majestuosa fortaleza, que se remonta a la ocupación romana, cuando ya había un primer asentamiento en un banco de arena del Lys. En la Edad Media, tras un breve paso de vikingos en campaña de pillaje, los Condes de Flandes reformaron las construcciones de madera de entonces para edificar una torre del homenaje rodeada de un muro de piedra con 24 torres. Este imponente edificio se alzaba claramente, con su arquitectura militar, como símbolo del poder condal en la agitada Gante. El conde Felipe y su castillo, manifiesto de poder Lo que buscaba el conde Felipe de Alsacia (1168-1191) era mostrar quién mandaba aquí. Una inscripción en latín sobre el portón de entrada indica que fue este noble quien construyó el castillo en 1180. La sensación de riqueza y señorío que tenía en su fortaleza se vuelve palpable si uno está entre las almenas, en lo alto de la torre, con la vida de la ciudad a sus pies. El medievo deja sitio a la Revolución Industrial En cuanto empiece a conocerlo, verá cómo le fascina el azaroso relato del Castillo de los Condes de Flandes. A finales del XVIII fue vendido a particulares y acabó siendo convertido en un complejo industrial. En 1807 pasó a albergar una hilandería de algodón y los edificios anexos funcionaban como exiguo alojamiento para unas cincuenta familias de trabajadores. Con la partida de la empresa y los trabajadores, el castillo, totalmente en ruinas, era casi material de derribo. Para los ganteses, el Castillo de los Condes de Flandes se había vuelto un símbolo de abuso de poder, opresión feudal, horrorosos métodos de tortura e intolerante inquisición. Desde su restauración, ha pasado a adquirir un nuevo significado y gran prestigio como uno de los principales lugares de interés de Gante, entre otras cosas gracias a la Exposición Universal que se celebró en la ciudad en 1913. ¿Visitar el Castillo de los Condes? ¡Esencial! ¿Quiere entrar en las profundidades de la historia de Gante? Pues el lugar perfecto es el Castillo de los Condes de Flandes. Gante: llena de encanto histórico y vida contemporánea.
Más información
Mercado de flores Kouter

Mercado de flores Kouter

El Kouter los domingos por la mañana. Un paseo por el mercado de flores, un alegre y acogedor ambiente, un vino blanco con unas ostras… ¡Estamos aquí para disfrutar! Y después una placentera comida en uno de los buenos restaurantes de la zona. Esto ya es costumbre para los ganteses. ¡No hace falta esperar a la primavera! Gracias al mercado semanal, en el Kouter hay todo el año un colorido mosaico de flores. No obstante, le invitamos a venir también en época primaveral a disfrutar del sol de Gante, con su luz especial. Notar el cambio del tiempo, disfrutar de los colores, una melodía que suena de fondo… porque si tiene suerte, puede disfrutar de una hermosa melodía en el pabellón. ¡La buena vida! En torno a las once de la mañana, el quiosco azul empieza a volverse muy concurrido. En este monumento, los aficionados a la buena vida disfrutan de un cava con ostras frescas y otros aperitivos. Este quiosco de prensa, originariamente hexagonal, lleva en el Kouter desde 1885. Había otros 38 repartidos por todo el casco histórico, pero este es el único que permanece y desde 1990 tiene una nueva vida como bar al aire libre. El Kouter es más que paseos, flores y vino: también es un buen lugar para los amantes de la música. ¡Música en todo el sentido de la palabra! Entre la Ópera de Gante, del siglo XIX, y la sala de conciertos De Handelsbeurs nos ofrecen un abanico completo en este ámbito. Desde el pop, el rock o las músicas del mundo hasta el jazz y la música clásica. Repasar aquí toda la agenda de conciertos sería imposible, pero puede tener la seguridad de que en el Kouter se respira un amor incondicional por la música.
Más información
Zar­par en Gan­te

Zar­par en Gan­te

Suba a bordo y desde el agua tendrá una nueva y encantadora perspectiva de Gante. No deje pasar la oportunidad y dese un paseo en barco por los canales. Ponga rumbo al pasado en uno de los diferentes paseos que se organizan en nuestras aguas. Sumérjase en la ciudad de Carlos V y descubra rincones ocultos. “¡Barco a la vista!” Las navieras que se indican a continuación le llevan de travesía por los canales. Hay paseos clásicos todos los días y para paseos temáticos en grupo puede contactar previamente con una de ellas. El capitán hace también de guía en varios idiomas. Durante el fin de semana, Gante tiene, además, un tranvía acuático con un recorrido circular por la ciudad. Suba a bordo en cualquiera de sus 6 paradas, gratis con la CityCard.
Más información
Gent­brug­se Meer­sen

Gent­brug­se Meer­sen

Gentbrugse Meersen es un parque y área natural en pleno desarrollo. Aquí se puede hacer deporte, jugar, cultivar un huerto o hacer picnics. Paseando por sus bosques pasará por humedales que son el hogar de aves acuáticas. Un lugar para vivir el campo y la naturaleza al lado de la ciudad. El sendero para caminar descalzo es 1 km de largo y no tiene nada artificial. Está compuesto de tierra natural y evoluciona con el tiempo y las estaciones. ¡Realmente un mimo para sus pies!
Más información
El S.M.A.K.: arte actual en Gan­te

El S.M.A.K.: arte actual en Gan­te

Los amantes del arte contemporáneo no pueden dejar de lado el S.M.A.K. en su fin de semana en Gante. El Museo Municipal de Arte Actual (S.M.A.K.) fue fundado en 1999 y se encuentra frente al MSK, en un antiguo casino. Dinámico y caprichoso. La ciudad tiene una personalidad peculiar y su museo de arte contemporáneo no podía ser menos. Esta colección con obras maestras tanto nacionales como internacionales se considera una de las más importantes del arte contemporáneo de Flandes. Cada cuatro meses el museo muestra una selección de estas obras que se presenta en interacción con exposiciones originales y a menudo osadas. Para reponerse de las intensas impresiones, el mejor lugar es el café del museo. Bajo la inspiradora dirección de Jan Hoet, conservador y respetadísima autoridad en materia de arte, el antiguo Departamento de Arte Actual del MSK obtuvo su propio museo, el S.M.A.K. La colección permanente de esta casa del arte contemporáneo posee obras de primera fila nacionales e internacionales de algunos de los principales nombres mundiales de movimientos como el CoBrA, el pop art, el minimalismo, el arte conceptual o el arte povera. Una interesante curiosidad: no se pierda la escultura de Jan Fabre sobre la cubierta. El cuerpo del “Hombre que mide las nubes” tuvo como modelo al propio Fabre, mientras que el rostro es el de su difunto hermano.
Más información
Museo de Bellas Artes de Gan­te (MSK)

Museo de Bellas Artes de Gan­te (MSK)

Una de las mayores bazas del Museo de Bellas Artes (MSK), uno de los más antiguos museos de Bélgica, es la diversidad de su colección, que no pasa desapercibida. Nunca antes habían compartido espacio de manera tan perfecta los antiguos maestros y los modernistas como en este icónico edificio. A finales del siglo XVIII, la ciudad estaba bajo el poder francés y gran cantidad de sus tesoros artísticos fueron requisados. Una parte de ellos siguen estando en el Louvre, en París. Sin embargo, la rebelde Gante no se quedó parada y fue reuniendo poco a poco una amplia colección para la cual buscó durante años un emplazamiento adecuado. Finalmente, llegó en forma de este edificio del arquitecto Van Rysselberghe en el Citadelpark, un templo del arte con una fantástica sensación de espacio y gran entrada de luz. La colección, que va de El Bosco a Magritte pasando por Rubens, nunca había estado tan bien expuesta como a día de hoy. Comprende una enorme variedad de pinturas, esculturas, dibujos, grabados y tapices desde la Edad Media hasta el siglo XX. Un auditorio, una biblioteca, un taller para niños y un café con restaurante convierten el MSK en un contemporáneo complejo multifuncional, en el que en su escapada a Gante podrá pasar maravillosas horas rodeado de belleza.
Más información
Opera Gent

Opera Gent

Teatro musical, conciertos y recitales. Los ricos industriales ganteses de la primera parte del siglo XIX fueron los impulsores de la construcción de un nuevo y lujoso teatro de la ópera. Tenía que representar su recién adquirida riqueza y, por tanto, no se reparó en gastos. Con una magnífica sala de espectáculos en forma de herradura, en la que era tan importante ver como ser visto. La espléndida lámpara que corona la sala es ya una atracción por sí misma, como los tres salones, que suman 90 metros de largo.
Más información
Ver en mapa