Foto por leoks/Shutterstock.com
Sección en Bergamo
¿Qué hacer y qué ver?
Bérgamo es la ciudad perfecta para disfrutar de un estupendo fin de semana o de una estancia más larga. Basta con pasear por el centro de la ciudad y disfrutar de una buena taza de café en una agradable cafetería para relajarse. Pero si lo que le interesa es visitar una de sus muchas galerías, no debe irse sin pasar por la Galleria d´Arte Moderna e Contemporanea y la Accademia Carrara. Si es amante de la cultura, está en la ciudad perfecta.
Más información
Piazza Vecchia

Piazza Vecchia

Decir Piazza Vecchia es igual que decir Città Alta: durante siglos representó el corazón de la política local y sigue siendo uno de los lugares preferidos por los bergamascos para pasar el tiempo en compañía. Si te sientas en uno de los restaurantes y cafés de la plaza para un desayuno, un aperitivo o bien una cena romántica, estarás rodeado por la belleza. Puedes observar el Palazzo della Ragione, la más antigua de las sedes comunales de Lombardia existentes, y la Torre Cívica, llamada “Campanone”. En el centro de la plaza puede admirarse la fuente Contarini, regalada a la ciudad por el Podestá Alvise Contarini en 1780, mientras que al lado opuesto se halla el Palazzo Nuovo, el cual fue sede del Ayuntamiento hasta 1873 y ahora acoge la Biblioteca Angelo Mai. En su rico patrimonio de libros puedes encontrar volúmenes antiquísimos y preciosos: incunables, ediciones del Siglo XVI, grabados, manuscritos y otros restos inestimables, que la hacen una de las bibliotecas más destacadas de Italia. La disposición geométrica de los edificios en la plaza es tan armoniosa que el arquitecto Le Corbusier, visitando la ciudad, dijo que “no se puede mover ni una piedra, sería un delito”.
Más información
Viale delle Mura

Viale delle Mura

Bérgamo no sería la misma sin su majestuosas Murallas venecianas: más de seis km de largo, lugar ideal para dar románticos paseos, escenario de inolvidables puestas del sol, llevan más de cuatro siglos guardando las bellezas de Città Alta. El inestimable valor artístico y cultural de las Murallas se demuestra también por su candidatura a ser incluidas en la lista del patrimonio Unesco de la humanidad, un recorrido tomado en 2007 que acaba de llegar a sus últimas etapas. La República de Venecia decidió edificarlas en 1561 para detener los ataques enemigos, pero la Historia fue indulgente: de hecho, afortunadamente las Murallas nunca sufrieron algún asedio. De esta manera se preservaron casi intactas hasta el día de hoy. Están formadas por 14 baluartes, dos plataformas, 100 aberturas para los cañones, dos polvorines, cuatro puertas, además del complicado enredo subterráneo de salidas, pasajes y galerías: ¡no te pierdas la ocasión de caminar dentro de las Murallas y visitar las cañoneras de San Michele y San Giovanni!
Más información
Torre Cívica (Campanone - Gran Campana) y Palazzo del Podestà

Torre Cívica (Campanone - Gran Campana) y Palazzo del Podestà

La Torre Cívica, con sus 52 metros de altura, es un símbolo de la ciudad medieval y ofrece imponentes vistas de la parte alta y baja de Bérgamo. Su campana suena a diario unas 100 veces a las 10 de la noche para señalar el antiguo toque de queda, cuando las puertas de la ciudad se cerraban. El Palazzo del Podestà, que originalmente fue la residencia de las familias Suardi-Colleoni, fue sede del podestà (primer magistrado o gobernador) entre los siglos XII y XV. En la actualidad alberga el Museo de Historia de la Edad Véneta.
Más información
Ver en mapa