Foto por Stad Gent/Visit Gent
Explorar la ciudad

Explorar la ciudad

Puede comenzar su visita conociendo el centro histórico, en un paseo que dura unas dos horas. Sienta el misticismo, deje que sus pasos le lleven al Castillo de los Condes de Flandes, al Graslei y el Korenlei y a las tres grandes torres de Gante. Contemple la arquitectura moderna del Pabellón Municipal y el rústico Patershol, un antiguo barrio de trazado medieval lleno de pequeños restaurantes. Como verá, el gantés es un ser social que saborea bien la vida.
Más información
La Lonja de la Carne

La Lonja de la Carne

Nuestra provincia tiene más de 175 productos regionales tradicionales, y en Gante están todos bajo el mismo techo. ¿A que resulta práctico? La Lonja de la Carne alberga el Centro de Productos Regionales de Flandes Oriental. Aquí tiene la oferta completa, a granel o en bonitos embalajes. Por supuesto, también puede confeccionar su propia cesta de regalo. ¿Que no se aguanta las ganas de probarlos? Pues reserve mesa en el restaurante y podrá así disfrutar de los productos en el propio lugar. La Lonja de la Carne, construida en el siglo XV, era antiguamente un mercado cubierto en el que se centralizaba la inspección y el comercio de carne, ya que en la Edad Media estaba prohibida la venta de este producto en las casas. En el magnífico cerchado de madera del techo, ahora cuelgan a secar sabrosos jamones Ganda. Estos últimos siguen salándose y curándose conforme a la antigua tradición. ¿No tiene problemas con los espacios reducidos? Pues al lado de la Lonja de la Carne está la cervecería más pequeña de Gante: ‘t Galgenhuisje. Esta taberna de particular atmósfera era antes una de las casquerías. En estos establecimientos se vendían las vísceras de las reses, que, por normativa de higiene, no podían entrar en la lonja de carne. La pequeña barra suele estar hasta los topes, pero no hay que preocuparse: la terraza, calentada en invierno, es también estupenda.
Más información
Patershol: a Gan­te gas­tro­nó­mi­ca

Patershol: a Gan­te gas­tro­nó­mi­ca

Este precioso rincón de Gante es una ciudad dentro de la ciudad. Aquí uno se olvida por un momento de dónde está y se adentra en la Edad Media. ¡Conozca la veterana personalidad de esta magnífica zona! Sienta la nostalgia de las antiguas usanzas. Contemple la arquitectura y el arte. Y disfrute de sus pintorescas calles llenas de acogedores restaurantes, hogareños cafés y modernos bares. En toda Gante nos va el buen comer. Pero aquí está la proverbial guinda sobre el pastel: en las calles del Patershol, las casas de comidas se suceden una junto a otra. Además, aquí puede hacer un viaje culinario por el mundo, desde cocina japonesa, italiana o española hasta indonesia o turca, y sin olvidar los platos de la abuela flamencos. De estilos, tiene también para elegir: moderno, romántico, algo excéntrico, exclusivo… ¡Buen provecho! A la sombra del Castillo de los Condes de Flandes, los moradores siguen habitando y viviendo, en su tranquilo día a día. Entre vecinos. Con los niños jugando en las calles. El Patershol es más que una zona turística, es sobre todo un hogar, una comunidad con una comisión de fiestas que mantiene las tradiciones. Y esto confiere a sus antiguas calles medievales un singular valor histórico. Piérdase en sus estrechas callejuelas y podrá sentir que en el Patershol sigue viviendo su alma.
Más información
Museo de la Ciu­dad de Gan­te (STAM)

Museo de la Ciu­dad de Gan­te (STAM)

El STAM es el punto ideal para comenzar una escapada cultural a Gante: un museo inconfundiblemente contemporáneo en un entorno histórico. Gante es de todas las épocas, y esto también cuenta en la propia infraestructura del moderno Museo de la Ciudad: la abadía del s. XIV, el monasterio del XVII y los nuevos edificios del XXI forman juntos el STAM. El STAM narra el relato de Gante, desde la Edad Media hasta hoy, de la mano de piezas que hacen resonar nuestra imaginación e instalaciones multimedia interactivas. Pasado, presente y futuro se muestran de una forma clara y apasionante, desde la metrópolis medieval hasta la ciudad del conocimiento y la cultura que es ahora. Una de las cosas más llamativas del STAM es la foto aérea de Gante (¡de 300 m2!) sobre la que se puede caminar. La aplicación multimedia nos permite contemplar Gante en detalle a lo largo de cuatro siglos. “Vistas de Gante” muestra una vista de la ciudad de 1534, mapas de 1614 y 1912 y una foto aérea actual.
Más información
Abadía de San Pedro

Abadía de San Pedro

Esta abadía benedictina fue fundada en el siglo VII por San Amando, quien sentó así las bases de la propia ciudad. En los siglos XIV y XV creció hasta convertirse en toda una aldea abacial, con granjas, jardines, viviendas y campos de cultivo. La prosperidad de la abadía se debía a sus fueros y a los impuestos que podía cobrar en sus terrenos, que se extendían hasta el puerto interior de Gante. El monje digital Alison le da un paseo virtual por la abadía. ‘Alison’ la misteriosa videoguía que este lugar pone a su disposición para su visita. En diecisiete episodios hará un emocionante recorrido en busca del asesino del amigo de Alison, pasando por espacios que de otro modo no conocería. El refectorio medieval, la majestuosa iglesia abacial, el magnífico jardín y una infinidad de recovecos, con un asombro tras otro. De lo más apasionante, incluso para niños. Eche un vistazo virtual a la Abadía de San Pedro. El jardín de esta abadía es, sin duda alguna, un punto neurálgico en Gante, muy apreciado, entre otros, por los aplicados estudiantes, que vienen aquí a relajarse o a estudiar en un apacible entorno. No se lo puede perder en su escapada gantesa. Este magnífico espacio con viñedo y ruinas es todo un remanso de calma en la ciudad. En la Abadía de San Pedro se realizan todos los años prestigiosas exposiciones de proyección internacional. El ala del refectorio mantiene toda su autenticidad medieval. La planta baja de la abadía puede visitarse gratis (esto incluye el claustro y su patio, la exposición permanente “Entre el cielo y la tierra” y el jardín).
Más información
Parque de la Ciudadela

Parque de la Ciudadela

El Citadelpark es un parque de Gante situado en la línea de colinas entre el Escalda y el Lys. Fue creado en 1875 en el lugar en el que estuvo la ciudadela (citadel) holandesa de Gante, construida entre 1819 y 1831. Se trataba de una de las más grandes y modernas de su tiempo en Europa. Se usó como cuartel de infantería y artillería y se mantuvo en funcionamiento hasta 1870. Hoy, este es un lugar en el que disfrutar de la riqueza botánica, con todos los árboles especiales identificados con su nombre desde 2005. Los amantes de los animales también pueden sacar a pasear los huéspedes de la protectora. Por su parte, los niños de hasta 10 años disponen de una zona de juegos. Cuando hace bueno, aquí vienen los ganteses y los estudiantes a relajarse o a hacer un picnic. ¡Y con razón!
Más información
De Krook

De Krook

Esta obra de arte de la arquitectura es un lugar de encuentro único para habitantes, estudiantes y visitantes. El edificio no conecta solo a personas sino también al centro histórico y al Barrio de las Artes. Puede conocer a gente, sentir la cultura, tomarse algo tranquilamente o ponerse manos a la obra con innovaciones y tecnologías como imprenta 3D o realidad virtual. En el sitio colaboran y ofrecen sus servicios diferentes instituciones. Son los llamados “habitantes del Krook”. A parte de la biblioteca, Imec (Centro de investigación de Flandes de nano electrónica y tecnologías digitales) y UGent también han encontrado su hogar en De Krook. El edificio también alberga una sala polivalente, una sala de estudio y un bar de lectura. Este impresionante edificio, que ha integrado el arte del artista Michaël Borremans, fue diseñado por el estudio de arquitectura Coussée & Goris architecten y su socio TV RCR Aranda Pigem Vilalta Arquitectes. Este estudio de arquitectos español ha sido galardonado este año con el premio Pritzker, la máxima distinción internacional de la arquitectura.
Más información
El imponente Castillo de los Condes

El imponente Castillo de los Condes

En una escapada a Gante no puede faltar una visita a la imponente fortaleza dentro de la ciudad: el Castillo de los Condes de Flandes. Este destacado monumento ha tenido una existencia de lo más convulsa, estrechamente vinculada a la compleja y a menudo agitada historia política y social de la ciudad. Se trata del único castillo medieval con foso que queda en Flandes con un sistema de fortificación prácticamente intacto. Visitarlo le proporcionará una visión completa de la cultura caballeresca del siglo XII. Están abiertos a visitas la portería, la muralla, la torre del homenaje, la residencia condal y los establos. Tome la larga escalera de caracol hasta el último piso del Castillo de los Condes de Flandes y llegará a un particular lugar. Aquí están el Museo Judicial, con una singular colección de instrumentos de coerción y tortura, y el Museo de Armas. El Castillo de los Condes de Flandes acoge también gran cantidad de actividades culturales, eventos e iniciativas, por ejemplo durante las Fiestas de Gante. Y muchas parejas gantesas eligen este sitio para darse el “sí quiero”. También podrá saber más sobre la ocupación del castillo por parte de estudiantes rebeldes en 1949. Reserve un momento para explorar esta fortaleza y conozca la historia de la “Batalla por el Castillo de los Condes de Flandes”. La torre del homenaje, símbolo del poder condal Adéntrese en la historia de esta majestuosa fortaleza, que se remonta a la ocupación romana, cuando ya había un primer asentamiento en un banco de arena del Lys. En la Edad Media, tras un breve paso de vikingos en campaña de pillaje, los Condes de Flandes reformaron las construcciones de madera de entonces para edificar una torre del homenaje rodeada de un muro de piedra con 24 torres. Este imponente edificio se alzaba claramente, con su arquitectura militar, como símbolo del poder condal en la agitada Gante. El conde Felipe y su castillo, manifiesto de poder Lo que buscaba el conde Felipe de Alsacia (1168-1191) era mostrar quién mandaba aquí. Una inscripción en latín sobre el portón de entrada indica que fue este noble quien construyó el castillo en 1180. La sensación de riqueza y señorío que tenía en su fortaleza se vuelve palpable si uno está entre las almenas, en lo alto de la torre, con la vida de la ciudad a sus pies. El medievo deja sitio a la Revolución Industrial En cuanto empiece a conocerlo, verá cómo le fascina el azaroso relato del Castillo de los Condes de Flandes. A finales del XVIII fue vendido a particulares y acabó siendo convertido en un complejo industrial. En 1807 pasó a albergar una hilandería de algodón y los edificios anexos funcionaban como exiguo alojamiento para unas cincuenta familias de trabajadores. Con la partida de la empresa y los trabajadores, el castillo, totalmente en ruinas, era casi material de derribo. Para los ganteses, el Castillo de los Condes de Flandes se había vuelto un símbolo de abuso de poder, opresión feudal, horrorosos métodos de tortura e intolerante inquisición. Desde su restauración, ha pasado a adquirir un nuevo significado y gran prestigio como uno de los principales lugares de interés de Gante, entre otras cosas gracias a la Exposición Universal que se celebró en la ciudad en 1913. ¿Visitar el Castillo de los Condes? ¡Esencial! ¿Quiere entrar en las profundidades de la historia de Gante? Pues el lugar perfecto es el Castillo de los Condes de Flandes. Gante: llena de encanto histórico y vida contemporánea.
Más información
Mercado de flores Kouter

Mercado de flores Kouter

El Kouter los domingos por la mañana. Un paseo por el mercado de flores, un alegre y acogedor ambiente, un vino blanco con unas ostras… ¡Estamos aquí para disfrutar! Y después una placentera comida en uno de los buenos restaurantes de la zona. Esto ya es costumbre para los ganteses. ¡No hace falta esperar a la primavera! Gracias al mercado semanal, en el Kouter hay todo el año un colorido mosaico de flores. No obstante, le invitamos a venir también en época primaveral a disfrutar del sol de Gante, con su luz especial. Notar el cambio del tiempo, disfrutar de los colores, una melodía que suena de fondo… porque si tiene suerte, puede disfrutar de una hermosa melodía en el pabellón. ¡La buena vida! En torno a las once de la mañana, el quiosco azul empieza a volverse muy concurrido. En este monumento, los aficionados a la buena vida disfrutan de un cava con ostras frescas y otros aperitivos. Este quiosco de prensa, originariamente hexagonal, lleva en el Kouter desde 1885. Había otros 38 repartidos por todo el casco histórico, pero este es el único que permanece y desde 1990 tiene una nueva vida como bar al aire libre. El Kouter es más que paseos, flores y vino: también es un buen lugar para los amantes de la música. ¡Música en todo el sentido de la palabra! Entre la Ópera de Gante, del siglo XIX, y la sala de conciertos De Handelsbeurs nos ofrecen un abanico completo en este ámbito. Desde el pop, el rock o las músicas del mundo hasta el jazz y la música clásica. Repasar aquí toda la agenda de conciertos sería imposible, pero puede tener la seguridad de que en el Kouter se respira un amor incondicional por la música.
Más información
Zar­par en Gan­te

Zar­par en Gan­te

Suba a bordo y desde el agua tendrá una nueva y encantadora perspectiva de Gante. No deje pasar la oportunidad y dese un paseo en barco por los canales. Ponga rumbo al pasado en uno de los diferentes paseos que se organizan en nuestras aguas. Sumérjase en la ciudad de Carlos V y descubra rincones ocultos. “¡Barco a la vista!” Las navieras que se indican a continuación le llevan de travesía por los canales. Hay paseos clásicos todos los días y para paseos temáticos en grupo puede contactar previamente con una de ellas. El capitán hace también de guía en varios idiomas. Durante el fin de semana, Gante tiene, además, un tranvía acuático con un recorrido circular por la ciudad. Suba a bordo en cualquiera de sus 6 paradas, gratis con la CityCard.
Más información
Gent­brug­se Meer­sen

Gent­brug­se Meer­sen

Gentbrugse Meersen es un parque y área natural en pleno desarrollo. Aquí se puede hacer deporte, jugar, cultivar un huerto o hacer picnics. Paseando por sus bosques pasará por humedales que son el hogar de aves acuáticas. Un lugar para vivir el campo y la naturaleza al lado de la ciudad. El sendero para caminar descalzo es 1 km de largo y no tiene nada artificial. Está compuesto de tierra natural y evoluciona con el tiempo y las estaciones. ¡Realmente un mimo para sus pies!
Más información
El S.M.A.K.: arte actual en Gan­te

El S.M.A.K.: arte actual en Gan­te

Los amantes del arte contemporáneo no pueden dejar de lado el S.M.A.K. en su fin de semana en Gante. El Museo Municipal de Arte Actual (S.M.A.K.) fue fundado en 1999 y se encuentra frente al MSK, en un antiguo casino. Dinámico y caprichoso. La ciudad tiene una personalidad peculiar y su museo de arte contemporáneo no podía ser menos. Esta colección con obras maestras tanto nacionales como internacionales se considera una de las más importantes del arte contemporáneo de Flandes. Cada cuatro meses el museo muestra una selección de estas obras que se presenta en interacción con exposiciones originales y a menudo osadas. Para reponerse de las intensas impresiones, el mejor lugar es el café del museo. Bajo la inspiradora dirección de Jan Hoet, conservador y respetadísima autoridad en materia de arte, el antiguo Departamento de Arte Actual del MSK obtuvo su propio museo, el S.M.A.K. La colección permanente de esta casa del arte contemporáneo posee obras de primera fila nacionales e internacionales de algunos de los principales nombres mundiales de movimientos como el CoBrA, el pop art, el minimalismo, el arte conceptual o el arte povera. Una interesante curiosidad: no se pierda la escultura de Jan Fabre sobre la cubierta. El cuerpo del “Hombre que mide las nubes” tuvo como modelo al propio Fabre, mientras que el rostro es el de su difunto hermano.
Más información
Museo de Bellas Artes de Gan­te (MSK)

Museo de Bellas Artes de Gan­te (MSK)

Una de las mayores bazas del Museo de Bellas Artes (MSK), uno de los más antiguos museos de Bélgica, es la diversidad de su colección, que no pasa desapercibida. Nunca antes habían compartido espacio de manera tan perfecta los antiguos maestros y los modernistas como en este icónico edificio. A finales del siglo XVIII, la ciudad estaba bajo el poder francés y gran cantidad de sus tesoros artísticos fueron requisados. Una parte de ellos siguen estando en el Louvre, en París. Sin embargo, la rebelde Gante no se quedó parada y fue reuniendo poco a poco una amplia colección para la cual buscó durante años un emplazamiento adecuado. Finalmente, llegó en forma de este edificio del arquitecto Van Rysselberghe en el Citadelpark, un templo del arte con una fantástica sensación de espacio y gran entrada de luz. La colección, que va de El Bosco a Magritte pasando por Rubens, nunca había estado tan bien expuesta como a día de hoy. Comprende una enorme variedad de pinturas, esculturas, dibujos, grabados y tapices desde la Edad Media hasta el siglo XX. Un auditorio, una biblioteca, un taller para niños y un café con restaurante convierten el MSK en un contemporáneo complejo multifuncional, en el que en su escapada a Gante podrá pasar maravillosas horas rodeado de belleza.
Más información
Opera Gent

Opera Gent

Teatro musical, conciertos y recitales. Los ricos industriales ganteses de la primera parte del siglo XIX fueron los impulsores de la construcción de un nuevo y lujoso teatro de la ópera. Tenía que representar su recién adquirida riqueza y, por tanto, no se reparó en gastos. Con una magnífica sala de espectáculos en forma de herradura, en la que era tan importante ver como ser visto. La espléndida lámpara que corona la sala es ya una atracción por sí misma, como los tres salones, que suman 90 metros de largo.
Más información
Portus Ganda

Portus Ganda

Ganda como se llamaba Gante en sus orígenes, surgió en la confluencia del Lys y del Escalda. Actualmente, se encuentra en este lugar un puerto de paso para barcos de recreo, Portus Ganda. El Bajo Escalda fue en otros tiempos cegado, para dejar paso al “rey automóvil”, pero ahora, vuelve a surgir a la superficie en todo su esplendor. Puentes y pequeños parques de acogedoras terrazas y una piscina en estilo art-decó, bellamente restaurada, hacen que este nuevo rincón sea uno de los más agradables de Gante. Eche el ancla en el Portus Ganda, y se hallará a menos de un kilómetro del corazón de la ciudad. En la hermosa piscina Van Eyck encontrará toda clase de comodidades.
Más información
El Ayun­ta­mien­to de Gan­te

El Ayun­ta­mien­to de Gan­te

Este edificio de doble personalidad, y de importancia artística además de administrativa, se compone de dos partes que saltan a la vista. La fachada del lado de la Hoogpoort muestra el tardío gótico flamígero de principios del siglo XVI, que contrasta fuertemente con el estilo renacentista de la fachada de la Botermarkt. En esta ala más reciente (1559-1618) se ven columnas de tres cuartos y pilastras dóricas, jónicas y corintias, inspiradas en los palacios italianos. En los nichos de las fachadas del Ayuntamiento de Gante verá a los Condes de Flandes, si bien no fueron añadidos hasta los primeros años del siglo XX. Tras ellos se esconden nada menos que 51 salas, entre ellas la Capilla Nupcial, en la que se dan el rotundo “sí quiero” los ganteses. No son pocos los novios que se han rezagado en ensoñaciones con las magníficas vidrieras románticas o se han perdido en el laberinto de pasillos y estancias. ¿En su escapada a Gante quiere visitar este consistorio con guía? Pues tiene esa posibilidad.
Más información
El pabe­llón muni­ci­pal

El pabe­llón muni­ci­pal

El pabellón polivalente es una verdadera hazaña arquitectónica obra de Robbrecht & Daem / Marie-José Van Hee. Llama la atención, sobre todo, la estructura de la cubierta y la combinación de cristal, madera y hormigón. Hay espacio disponible para organizar conciertos, espectáculos de ballet y mercados. Bajo el pabellón municipal se esconden una gran cafetería y un restaurante casi subterráneos, que ya se han convertido en un vibrante centro hostelero con sitio para 300 personas. Puede tomarse una copa o comer un menú del día o a la carta. El pequeño parque urbano en el nivel que queda por debajo, The Green, está delimitado por un muro de piedra. Un sitio estupendo para descansar, leer o dar un paseo. El parque está comunicado con los niveles superiores de la calle mediante escaleras y rampas. Hay caminos peatonales diagonales que unen la callecita Donkersteeg con las calles Mageleinstraat y Cataloniëstraat; el conjunto invita a pasear y a ir de compras. Obras de arte Los elementos de arte urbano como las estatuas de Minne y la campana Mathildis se colocarán en otro sitio, también dentro del recinto del proyecto. Fuente de los arrodillados Estos jóvenes desnudos se miran en el agua de la fuente, como hacía la figura mitológica de Narciso, por amor a sí mismo. Cuando se instaló aquí esta obra de arte en 1937, a los ciudadanos les pareció indecente, reacción que sorprende a día de hoy. El artista Georges Minne se inspiró en imágenes de edificios góticos. La Campana Roeland La canción “Klokke Roeland” (la Campana Roeland) es por así decir el himno de Gante. Esta campana, “la Gran Triunfante”, se llama también Roeland, en recuerdo de la primera gran campana del Campanario Municipal. La campana se rompió en 1914, tras lo que fue retirada del Campanario. Ahora cuelga restaurada, en un soporte diseñado especialmente para ella, al lado de la Iglesia de San Nicolás. ¿Le interesa el carillón de Gante? Pues no deje de hacer una visita al Campanario Municipal. De Maagd El artista belga Michaël Borremans le regaló a la ciudad este fresco, titulado “De Maagd” (La Virgen). En él aparece una joven de pelo negro sobre un fondo oscuro. La chica va vestida casi toda de negro, menos el cuello de la camisa, blanco. De sus ojos salen dos rayos de luz destellantes. El cuadro se encuentra en el pedestal de la campana, encima de la puerta del ascensor. Al otro lado de la obra, en el pedestal, figura la firma del artista.
Más información
Street art en Gan­te

Street art en Gan­te

Se ha comentado muchas veces que una ciudad viva se reconoce por su arte callejero. Gante es una urbe moderna y contemporánea, un gran lienzo para los artistas de calle. Aquí todo el mundo es bienvenido y puede expresarse como quiera. El callejón Werregarenstraatje, en el centro de Gante, es una zona donde el grafiti está permitido. Oficialmente no está permitido dejar obras ni etiquetas, pero si se tolera. La zona de toleración surgió durante las Fiestas de Gante de 1995 cuando hubo un proyecto de grafiti con unas pocas obras de arte en los muros. Ahora a este callejón se le conoce por el nombre ‘la calle de los grafitis’. Hoy en día esta calle es una cacofonía de colores. La calle Werregarenstraatje es un lienzo al aire libre para los artistas del grafiti.En esta “calle de los grafitis”, los artistas del spray plasman intensas obras dando rienda suelta a su creatividad. Lógicamente, el aspecto de este espacio cambia constantemente. ¿Quiere salirse de los caminos trillados? Pues entonces merece la pena dedicarle un rato de su escapada. ¡Aquí hay material de sobra para vistosas tomas para Instagram!
Más información
El Cordero Místico, arte celestial

El Cordero Místico, arte celestial

El Cordero Místico, de título completo “La Adoración del Cordero Místico”, de los hermanos Van Eyck fue presentado en 1432 y está reconocido mundialmente como cumbre artística y como una de las pinturas más influyentes jamás realizadas. Visitarlo es algo que no puede faltar en ninguna estancia en Gante. Sus 18 paneles en total presentan una mágica evocación bíblica que contiene, entre otras cosas, un retrato del donante y administrador eclesiástico Joos Vijd y de su esposa Elisabeth Borluut. “La Adoración del Cordero Místico es quizás la pintura más influyente que se haya realizado, y la obra de arte robada más veces de todos los tiempos.” Noah Charney El monumental Cordero Místico fue pintado sobre paneles de roble cubiertos de finas capas de una mezcla de tiza y cola de origen animal. Las figuras se aplicaron mediante numerosas capas de óleo. La combinación de trabajo de miniatura y pintura traslúcida aporta una dimensión adicional, como podrá comprobar de primera mano cuando esté ante esta obra maestra. Parece que la pintura emite un resplandor interno, un fulgor divino. Hubert Van Eyck pintó una parte del políptico del Cordero Místico, pero no pudo terminarlo. Se piensa que su hermano menor Jan, un maestro absoluto de la pintura, habría completado esta obra magistral unos años tras la muerte de Hubert. La mañana del 11 de abril de 1934, Gante tuvo un mal despertar. Dos paneles del Cordero Místico, el de Los jueces Justos y el de San Juan Bautista, habían sido robados de la Catedral de San Bavón. Este osado robo se ha convertido en una de las sustracciones artísticas que más han hecho volar la imaginación del siglo XX, y sigue a día de hoy sin resolver. Posteriormente, la tabla de San Juan Bautista fue devuelta por un desconocido, pero sigue sin haber rastro de los Jueces Justos. Actualmente, encontrará el Cordero Místico en su hogar, en la Catedral de San Bavón, si bien todavía con una reproducción de la tabla desaparecida. Tanto si este panel vuelve a salir a la luz como si no, este robo ha proporcionado gran cantidad de material para fascinantes relatos y misteriosas hipótesis y teorías de la conspiración. En el Museo de la Ciudad de Gante (STAM) se sentirá como un detective en busca de la famosa tabla de los Jueces Justos, todavía desaparecida. Una fervorosa restauración Esta obra maestra de renombre mundial de los hermanos Van Eyck ha sido ya restaurada varias veces. Desde 2012 se está haciendo un profundo trabajo de restauración y conservación. Durante su agitada historia, el políptico ha pasado entre otras cosas por mudanzas, oscilaciones de temperatura y humedad, temerarios cortes y daños por incendio. Puede seguir de primera mano en vivo su restauración en el Museo de Bellas Artes (MSK). Allí podrá ver a 11 restauradores internacionales que, tras un cristal blindado, retiran las capas de barniz y otros añadidos posteriores y aplican retoques a pincel. ¡Algo único y totalmente apasionante! ¿Que esto le despierta curiosidad por más? Pues una vez al mes los restauradores ofrecen explicaciones sobre los trabajos que se realizan en esta gran obra. Locos por el Cordero Místico Una interesante curiosidad histórica: este políptico fue devuelto en 1945 por los famosos “Monuments Men”. Entonces, el Cordero Místico fue recibido como un rey por los enardecidos ganteses, que en aquella ocasión formaron en fila para mostrar su respeto. La extraordinaria historia de los “Monuments Men”, un grupo de los Aliados que recuperó para sus lugares de origen obras de arte sustraídas, fue recogida en una película. Por su parte, este filme, The Monuments Men, comienza en la Catedral de San Bavón. Los ganteses están locos por el Cordero Místico (¡con razón!), cosa que podrá ver, junto con su sentido del humor, en este simpático spot sobre el políptico. Un grafiti celestial en Gante En su escapada a Gante, ¡descubra también la versión grafiti del Cordero Místico! Con ocasión del estreno en cines de The Monuments Men, el artista grafitero Bart Smeets realizó un gran mural en la fachada lateral de la casona que hay en la esquina de las calles Predikherenlei y Van Stopenberghestraat, al lado de la Catedral de San Bavón. La productora, 20th Century Fox, buscaba así una forma moderna de visibilizar la película. La ciudad de Gante ha recibido con los brazos abiertos esta obra contemporánea que constituye una promoción permanente del Cordero Místico (que tiene un papel destacado en el filme). ¿Cautivado por el Cordero Místico? ¿Quiere seguir explorando la mística de esta pintura? Entonces aproveche su escapada a Gante para elegir uno de los muchos paseos con guía que se ofrecen. La Provincia de Flandes Oriental y las asociaciones de guías también son incondicionales del Cordero Místico y ofrecen rutas por Gante centradas temáticamente en esta obra.
Más información
Los históricos Graslei y Korenlei

Los históricos Graslei y Korenlei

Aquí atracan barcos desde el siglo XI. Como verá, con motivos de sobra. Compruebe usted mismo la fuerza de atracción de este lugar, cuya belleza cubre todo con una suave calma. Las magníficas fachadas se reflejan en el Lys y en ambas orillas tanto turistas como habitantes aprovechan para descansar, sentados al borde del río o en una silla en una de sus terrazas. El puente Grasbrug Un sitio lleno de poesía, y orgullo de todos los ganteses. En su viaje a Gante, no puede perdérselo. Está al lado de la Korenmarkt. Desde el propio puente, saboree a sus anchas las vistas. En el muelle, hoy como ayer, sigue habiendo barcos, algunos de los cuales están a su disposición. ¡Sumérjase tranquilamente en la historia de Gante! Las fachadas del Graslei Las casas a lo largo de la orilla destilan historia. En la Cooremetershuys ahora se ofrecen accesorios, pero en la Edad Media el funcionario medidor de granos examinaba el cereal para el comercio. Mire también la fachada restaurada de la Casa Gremial de los Marineros Libres (Gildehuis van de Vrije Schippers). En este edificio se invirtió mucho a lo largo de los siglos y se nota. La majestuosa fachada escalonada del antiguo almacén de grano lleva aquí desde el siglo XIII. El almacén de grano, también conocido como el spijker, tiene ahora funciones nuevas como marco del restaurante gastronómico Belga Queen. ¡De los cereales hemos pasado a los menús completos! Además, esta zona ofrece más posibilidades, como comer en una de sus varias cervecerías-restaurante. O comprar comida para llevar y sentarse a la orilla. ¡El romanticismo también está en lo sencillo! Aperitivos al sol Déjese atraer a las numerosas terrazas. ¿Qué hay mejor que un aperitivo a la orilla del agua? Posiblemente, sólo repetir. Y cuando el sol está brillando, este es un lugar encantador para pasar un buen rato rodeado de hermosos edificios antiguos. Con el agradable soplo de la brisa. Un trago de cerveza tradicional belga. Filosofar sobre la vida. Pero bueno, nos estamos despistando…
Más información
Antiguo Beaterio de Santa Isabel

Antiguo Beaterio de Santa Isabel

Capital beguina en Gante y espacio de tolerancia Los beaterios de Flandes y Holanda siguen siendo oasis de silencio y tranquilidad, en los que uno casi espera ver aparecer en cualquier momento a una beata murmurando oraciones. En Gante, dos de los tres beaterios están incluidos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Si bien el Antiguo Beaterio de Santa Isabel, en torno al actual parque de Begijnhofdries, ya no está circundado por un muro y ahora es una parte más de la ciudad, su ambiente sigue siendo único. Hoy en día, este lugar es conocido como ‘espacio sacro de tolerancia’, ya que cuenta con tres iglesias de tres denominaciones distintas: una católica, una ortodoxa y una protestante. De prado de clareo a huerto arbolado Este beaterio abierto se convirtió en el siglo XIII en lo que podría llamarse una capital de beguinas, con una iglesia, la casa de la superiora, una enfermería, una capilla, más de cien casas de beatas, un prado de blanqueo (superficie de hierba para poner la ropa al sol para que se blanquease) y un huerto de frutales. Tras la Revolución Francesa y la creciente industrialización, en 1873 las residentes se mudaron a su nuevo beaterio en Sint-Amandsberg. La nueva iglesia ortodoxa en la calle Sophie Van Akenstraat es un llamativo lugar de interés y merece la pena visitarla. Su interior fue decorado con frescos que siguen las auténticas tradiciones bizantinas. En la fachada hay una serie de mosaicos de los doce apóstoles en nichos de remate redondo. Mosaicos sacros en fachadas de Gante Si quiere ver más de esta colorida forma artística en fachadas, tiene otro magnífico mosaico en la del Teatro Real Neerlandés, en la plaza Sint-Baafsplein. Allí aparece Apolo, el dios romano de la música y la alegría de vivir, con las musas del canto, la danza y la música. Gante: llena de encanto histórico, vida e interés.
Más información
El Campanario, patrimonio histórico

El Campanario, patrimonio histórico

Si en su escapada a Gante mira al mágico horizonte del casco antiguo, hay algo que no le pasará desapercibido: el Campanario Municipal, en el centro de la emblemática fila de torres, entre la Catedral de San Bavón y la Iglesia de San Nicolás. En lo alto, un fiero dragón, orgulloso símbolo y mascota de Gante, vigila el centro histórico de la ciudad. El Campanario Municipal encarna la prosperidad e independencia de la ciudad. La Lonja del Paño, adosada al Campanario, no fue finalizada hasta 1907. El distinguido gótico brabantino de este edificio ensalza la industria a la que Gante tanto debe. En la esquina de la Lonja del Paño se encuentra la antigua casa del carcelero. El Campanario Municipal, proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, merece una visita. Desde 1402 se custodiaron aquí, en un cofre en el resguardo secreto, los fueros y privilegios municipales. El dragón, colocado en la torre en 1377, no sólo vigilaba la ciudad sino que también era el guardián simbólico del Campanario. Esta torre también alojaba orgullosa una gran campana de tormenta, la Grote Triomfante (también apodada Klokke Roeland), que ahora sigue haciendo compañía al Campanario pero en la plaza Emile Braunplein. Hasta 1442, la Iglesia de San Nicolás hizo las funciones de torre de vigía, pero tras esta fecha asumió tal cargo el Campanario, entonces terminado. Con ello, los vigías formaban junto con los campaneros el cuerpo de vigilantes de la ciudad, en servicio hasta 1869, atendiendo sobre todo al peligro de incendios. ¡Imprescindible! Suba sus escaleras. Escuche el brillante sonido del carillón y disfrute de las vistas. Hay ascensor desde el primer piso. El encanto del panorama de Gante no deja a nadie indiferente. Sin embargo, el Campanario no es actualmente accesible para visitantes con problemas de movilidad. El Mammelokker, leyenda entre rejas En 1741 se construyó entre el Campanario y la Lonja del Paño un edificio que hacía de casa del carcelero y entrada a la cárcel municipal. Sobre la puerta se ve un relieve que narra la antigua leyenda romana de Cimón, sentenciado a morir de hambre, pero salvado por su hija, que le daba el pecho cada día. Mamme significa pecho y lokken succionar. Para dragones grandes y pequeños Gante no sería Gante sin la energía de los niños y jóvenes, por lo que también el Campanario Municipal está preparado para recibir a pequeños dragones. Descubra las actividades para chavales de 6 a 18 años, aunque también son bienvenidos los niños de hasta 100 años (¡o más!) J. Gante: una ciudad apta para niños y para escapadas en familia. ¿Ya ha visto el juego del dragón Fosfor?
Más información
El romántico Puente de San Miguel

El romántico Puente de San Miguel

Unas vistas de cuento y un momento selfie ideal El Puente de San Miguel es el lugar perfecto para las almas románticas y también para las cámaras. Aquí puede tomar toda una serie de selfies espectaculares, ya que, mire hacia donde mire, está rodeado en 360° por la encantadora belleza de Gante. Las vistas se vuelven aún más mágicas al caer la noche, cuando todos los monumentos históricos se iluminan con una luz especial. Como comprobará, en el Puente de San Miguel se quedan para siempre los corazones de todos los ganteses y visitantes. Un panorama de postal: las tres torres El Puente de San Miguel aporta a su escapada a Gante un momento único. Tómese una pausa, disfrute y contemple el panorama de postal: el Graslei y el Korenlei con la Antigua Lonja del Pescado, el Castillo de los Condes de Flandes en la lejanía, la Iglesia de San Miguel, la parte trasera del Pand y, por supuesto, las 3 icónicas torres de Gante en fila. El puente es el único punto desde el que puede encuadrarlas en una sola imagen. Antes había un puente giratorio plano, pero a principios del siglo XX fue sustituido por el actual puente arqueado de piedra. En medio, sobre el arco central, hay una bonita farola con una imagen de bronce de San Miguel. ¡Momento foto sin duda alguna!
Más información
La majestuosa Catedral de San Bavón

La majestuosa Catedral de San Bavón

Gran emblema de Gante, hogar del Cordero Místico Este magnífico monumento situado en la plaza Sint-Baafsplein se alza con toda su grandeza y es imposible de pasar por alto. La Catedral de San Bavón, la iglesia parroquial más antigua en el corazón de Gante, está construida sobre una primera iglesia del siglo X y una románica del XII, dedicada a San Juan Bautista. En la Edad Media, Gante era una ciudad rica y poderosa y podía permitirse la construcción de templos cada vez más grandes y ricos. Así, en el transcurso de los siglos XV y XVI, la Iglesia de San Juan fue convertida en el majestuoso edificio gótico de la Catedral de San Bavón. Los giros de la historia: de iglesia a catedral ¿Busca una escapada que sea distinta, especial? ¿Quiere salirse de los caminos trillados? Pues le damos la bienvenida, porque Gante es un lugar lleno de peculiaridades. También la Catedral muestra las amalgamas y extraños giros de la historia de la ciudad. En la cripta puede visitarse la antigua nave central, de estilo románico. En el siglo XV se decidió sustituir el edificio románico con un templo gótico de mayor tamaño, completado en 1559. En 1540 la iglesia se convirtió en sede del Cabildo de San Bavón, con lo que pasó a estar bajo la advocación de este santo. Luego, en 1559, se transformó en la catedral de la diócesis de Gante. A rebosar de tesoros artísticos La Catedral de San Bavón tiene una rica historia y en su interior aloja asimismo una serie de tesoros que hacen la boca agua a todo amante del arte: el altar mayor, barroco y realizado en mármol blanco, negro y pardo veteado, el púlpito rococó en roble, madera dorada y mármol, una gran obra de Rubens (La entrada de San Bavón en el monasterio de Gante), el Tríptico del Calvario de Justo de Gante, la lámpara gótica, las tumbas monumentales de los obispos ganteses… y naturalmente el mundialmente famoso Cordero Místico. En el interior de la Catedral puede contemplar el esplendor beatífico de La Adoración del Cordero Místico, de los hermanos Van Eyck. Descubra todas las místicas curiosidades de esta apreciada obra de los Primitivos Flamencos. ¿Quiere visitar la propia pintura? Consulte el horario de la Capilla del Cordero Místico de la Catedral de San Bavón. Dato interesante: para darle la oportunidad de contemplar también los paneles exteriores del Cordero Místico en toda su gloria, este políptico magistral de los hermanos Van Eyck se cierra cada día entre las 12:00 y las 13:00. Las entradas de acceso a esta capilla se venden hasta unos 15 minutos antes de la hora de cerrar. Souvenirs… la tienda de la catedral Si quiere llevarse a casa un recuerdo para tener siempre presente esta visita, visite la tienda de la Catedral, donde venden posters, libros de arte, postales… Una festiva vista de Gante Durante las Fiestas de Gante es posible visitar la torre de la Catedral de San Bavón. Corone las escaleras y disfrute de unas magníficas vistas del corazón de Gante y de estas singulares festividades. Durante el resto del año, las mejores vistas son las que hay desde debajo del dragón dorado, la mascota de la ciudad, en el Campanario Municipal (que está enfrente). Desde aquí puede seguir con toda facilidad su exploración de Gante, ¡todo posibilidades, nada de agobios!
Más información
Bij Sint-Jacobs: fiesta y rastrillo

Bij Sint-Jacobs: fiesta y rastrillo

Diez días de fiesta, diez siglos de historia Una plaza llena de tradición. Desde las fiestas en el verano hasta el rastrillo de cada semana. ¡Aquí siempre hay vida! Los fines de semana atrae a amantes de las curiosidades y las antigüedades. Y a partir de mediados de julio es el epicentro de las Fiestas con mayúscula. El núcleo original de las Fiestas de Gante, junto a la Iglesia de Santiago, hace vibrar todo el casco histórico. Las Fiestas de Gante Bij Sint-Jacobs, la plaza de ambiente popular que rodea la majestuosa Iglesia de Santiago, es desde hace décadas el punto central de las Fiestas de Gante. Aquí, en el Café Trefpunt, en 1969 se les infundió nueva vida a estos festejos con el impulso del cantautor Walter De Buck. Esto constituyó el renacimiento de una vieja tradición gantesa. Lo que comenzó como un pequeño convite de artistas en esta plaza se desarrolló, con apoyo municipal, hasta convertirse en un evento que llena todo el centro de Gante. Sus diez días de fiesta sin parar llenos de folklore, teatro de calle y de marionetas y actuaciones musicales es ya uno de los mayores festivales populares de Europa. Quien busca halla La atmósfera popular permanece también antes y después de las Fiestas de Gante, ya que cada viernes, sábado y domingo por la mañana se llena de vida y animación. Aquí uno se mueve en medio del rastrillo, curiosidades y pequeñas piezas de anticuario. El rastro es un valor fijo. Su presencia está tan arraigada que en las calles que rodean la iglesia románica de Santiago, además de la prestigiosa galería de antigüedades St-John, se han instalado distintas tiendas de curiosidades y cosas de segunda mano. ¡Bij Sint-Jacobs es el lugar perfecto para coleccionistas! Las marcas de la historia En medio de la plaza está la robusta Iglesia de Santiago, sólida y románica fortaleza de Dios. El consistente estilo constructivo del siglo XII es quizás el motivo por el que este antiguo templo sigue aquí, ya que ha pasado por momentos de devastación y por los ataques de los iconoclastas. Se ha visto dañada, maltrecha y de nuevo restaurada, reformada y ampliada. Esto ha dado lugar a una interesante mezcla de estilos: románico con trozos de gótico y de barroco. Una muestra verdaderamente curiosa de arquitectura sacra.
Más información
Ver Ver y hacer en mapa