Foto por Stad Gent/Visit Gent
Abadía de San Pedro

Abadía de San Pedro

Esta abadía benedictina fue fundada en el siglo VII por San Amando, quien sentó así las bases de la propia ciudad. En los siglos XIV y XV creció hasta convertirse en toda una aldea abacial, con granjas, jardines, viviendas y campos de cultivo. La prosperidad de la abadía se debía a sus fueros y a los impuestos que podía cobrar en sus terrenos, que se extendían hasta el puerto interior de Gante. El monje digital Alison le da un paseo virtual por la abadía. ‘Alison’ la misteriosa videoguía que este lugar pone a su disposición para su visita. En diecisiete episodios hará un emocionante recorrido en busca del asesino del amigo de Alison, pasando por espacios que de otro modo no conocería. El refectorio medieval, la majestuosa iglesia abacial, el magnífico jardín y una infinidad de recovecos, con un asombro tras otro. De lo más apasionante, incluso para niños. Eche un vistazo virtual a la Abadía de San Pedro. El jardín de esta abadía es, sin duda alguna, un punto neurálgico en Gante, muy apreciado, entre otros, por los aplicados estudiantes, que vienen aquí a relajarse o a estudiar en un apacible entorno. No se lo puede perder en su escapada gantesa. Este magnífico espacio con viñedo y ruinas es todo un remanso de calma en la ciudad. En la Abadía de San Pedro se realizan todos los años prestigiosas exposiciones de proyección internacional. El ala del refectorio mantiene toda su autenticidad medieval. La planta baja de la abadía puede visitarse gratis (esto incluye el claustro y su patio, la exposición permanente “Entre el cielo y la tierra” y el jardín).
Más información
Zar­par en Gan­te

Zar­par en Gan­te

Suba a bordo y desde el agua tendrá una nueva y encantadora perspectiva de Gante. No deje pasar la oportunidad y dese un paseo en barco por los canales. Ponga rumbo al pasado en uno de los diferentes paseos que se organizan en nuestras aguas. Sumérjase en la ciudad de Carlos V y descubra rincones ocultos. “¡Barco a la vista!” Las navieras que se indican a continuación le llevan de travesía por los canales. Hay paseos clásicos todos los días y para paseos temáticos en grupo puede contactar previamente con una de ellas. El capitán hace también de guía en varios idiomas. Durante el fin de semana, Gante tiene, además, un tranvía acuático con un recorrido circular por la ciudad. Suba a bordo en cualquiera de sus 6 paradas, gratis con la CityCard.
Más información
El S.M.A.K.: arte actual en Gan­te

El S.M.A.K.: arte actual en Gan­te

Los amantes del arte contemporáneo no pueden dejar de lado el S.M.A.K. en su fin de semana en Gante. El Museo Municipal de Arte Actual (S.M.A.K.) fue fundado en 1999 y se encuentra frente al MSK, en un antiguo casino. Dinámico y caprichoso. La ciudad tiene una personalidad peculiar y su museo de arte contemporáneo no podía ser menos. Esta colección con obras maestras tanto nacionales como internacionales se considera una de las más importantes del arte contemporáneo de Flandes. Cada cuatro meses el museo muestra una selección de estas obras que se presenta en interacción con exposiciones originales y a menudo osadas. Para reponerse de las intensas impresiones, el mejor lugar es el café del museo. Bajo la inspiradora dirección de Jan Hoet, conservador y respetadísima autoridad en materia de arte, el antiguo Departamento de Arte Actual del MSK obtuvo su propio museo, el S.M.A.K. La colección permanente de esta casa del arte contemporáneo posee obras de primera fila nacionales e internacionales de algunos de los principales nombres mundiales de movimientos como el CoBrA, el pop art, el minimalismo, el arte conceptual o el arte povera. Una interesante curiosidad: no se pierda la escultura de Jan Fabre sobre la cubierta. El cuerpo del “Hombre que mide las nubes” tuvo como modelo al propio Fabre, mientras que el rostro es el de su difunto hermano.
Más información
Museo de Bellas Artes de Gan­te (MSK)

Museo de Bellas Artes de Gan­te (MSK)

Una de las mayores bazas del Museo de Bellas Artes (MSK), uno de los más antiguos museos de Bélgica, es la diversidad de su colección, que no pasa desapercibida. Nunca antes habían compartido espacio de manera tan perfecta los antiguos maestros y los modernistas como en este icónico edificio. A finales del siglo XVIII, la ciudad estaba bajo el poder francés y gran cantidad de sus tesoros artísticos fueron requisados. Una parte de ellos siguen estando en el Louvre, en París. Sin embargo, la rebelde Gante no se quedó parada y fue reuniendo poco a poco una amplia colección para la cual buscó durante años un emplazamiento adecuado. Finalmente, llegó en forma de este edificio del arquitecto Van Rysselberghe en el Citadelpark, un templo del arte con una fantástica sensación de espacio y gran entrada de luz. La colección, que va de El Bosco a Magritte pasando por Rubens, nunca había estado tan bien expuesta como a día de hoy. Comprende una enorme variedad de pinturas, esculturas, dibujos, grabados y tapices desde la Edad Media hasta el siglo XX. Un auditorio, una biblioteca, un taller para niños y un café con restaurante convierten el MSK en un contemporáneo complejo multifuncional, en el que en su escapada a Gante podrá pasar maravillosas horas rodeado de belleza.
Más información
Museo de la Indus­tria

Museo de la Indus­tria

Gante está orgullosa de su pasado industrial y para muchos ganteses el Museo de la Industria es un lugar preferido, que tiene que figurar en toda lista de cosas que ver en una escapada a la ciudad. En la Edad Media, los tejidos ganteses eran apreciados incluso muy lejos de nuestras fronteras. Más tarde llegarían la primera y la segunda revolución industrial, pero muchos de sus vestigios fueron demolidos desde los años 70. Frente a esto, la administración municipal intervino para conservar máquinas y otros objetos. ¿Sabía que Gante fue la primera ciudad en la que desembarcó la revolución industrial, procedente del Reino Unido, a finales del siglo XVIII? El gobierno británico temía el espionaje como la peste y protegía su ventaja tecnológica mediante la prohibición de la exportación de máquinas. Pero no contaban con el emprendedor gantés Lieven Bauwens, quien en 1798 sacó de contrabando en sacos de café y harina las piezas de una Mule Jenny. Esta última, también conocida como spinning mule, es una máquina de hilar que todavía puede contemplarse en el Museo de la Industria de Gante. El Museo de la Industria está instalado en una antigua hilandería de algodón y ofrece una singular visión de los profundos cambios tecnológicos por los que ha pasado nuestra sociedad los últimos 250 años. Además, suba hasta el piso más alto de este edificio acristalado y disfrute de las estupendas vistas de la ciudad. El Museo de la Industria, un museo amigo de los niños Si en su fin de semana en Gante cuenta con la compañía de peques, este es un museo ideal para visitar con ellos y estimular su curiosidad explorando juntos sus exposiciones. En particular, los niños se lo pasan estupendamente con el juego de Emma y Emiel, y aprenden de forma divertida cómo vivían antes los trabajadores y sus familias. Al salir, muchos siguen comentando entusiasmados la cama de paja, el alumbrado, las telas, las fotos, el jabón… Y con los juegos “Un saquito de sorpresas” y “KidKastKraak” los de 6 a 12 años podrán conocer de una forma creativa el propio museo y su colección. ¡Para no perdérselo! ¿Que seguirle el paso a los niños en el museo le ha dejado agotado? Pues no se preocupe, porque para reponerse el Museo de la Industria cuenta con un café propio, el Bar Mitte, un espacio creativo con una buena y deliciosa oferta y una espléndida terraza con vistas al jardín del museo.
Más información
Design Museum Gent

Design Museum Gent

¿Le gusta el diseño? Pues entonces no se pierda el Design Museum Gent. Tras una magnífica fachada del siglo XVIII se oculta un edificio moderno y abierto. Esta impresionante residencia urbana en estilo rococó fue comprada en 1922 por el Ayuntamiento, que alojó en ella su museo del diseño. Las exposiciones temporales complementan la gran colección permanente, que va desde el Art Nouveau hasta las corrientes de diseño contemporáneas. Un peculiar excusado Eche también un vistazo a la zona de aseos, con forma de papel higiénico, incluso aunque no tenga necesidad de usarlos. El letrero “de pot op!” (“¡a la mier**!”) que hay al lado tiene un doble sentido: el museo no recibió del Ayuntamiento presupuesto para un edificio extra. Entonces se decidió hacer esta obra de arte de gran tamaño, que sí fue financiada, pero que constituye un corte de mangas a la administración municipal. Design Museum Gent: ideal para los niños En el Design Museum Gent siempre hay algo para familias y niños, como jugar al juego del museo o participar en un divertido taller. ¡Todo es posible!
Más información
Casa de Alijn

Casa de Alijn

La Casa de Alijn es un museo de Gante que pone en primer plano la vida común y corriente de la persona de a pie en el siglo XX. Este edificio fue el Hospital de los Hijos de Alijn, el único hospicio de Gante que se conserva, en el que se cuidaba a pobres, enfermos y ancianos. Si en su escapada a Gante quiere escapar también a otros tiempos, no deje de visitarlo. Se hace un pausado recorrido desde principios del siglo XX pasando por las guerras mundiales y hasta llegar a los años 80. Cada sala narra su propio relato, que resuena vivamente en nuestra memoria colectiva. Las tradiciones y los rituales pertenecen al pasado y al presente. Acontecimientos cotidianos y excepcionales determinan el ritmo del fluir de la vida. Durante su fin de semana en Gante, en el museo de la Casa de Alijn podrá contemplar costumbres, tradiciones y gestos que le recordarán al pasado reciente o lejano. Viaje de regreso al futuro, redescubra las primeras fotos de bebés, las canicas en el patio, el primer desengaño amoroso, el dulce ambiente de las vacaciones de verano… La forma en la que nos relacionamos con los momentos y las emociones también evoluciona con el tiempo y es a la vez personal y universal. Volverá a tomar conciencia de que lo cotidiano es de todo menos común. Tras esta colección de recuerdos, disfrute, en el bonito patio interior, de un café igual de tradicional. ¡Para no perdérselo! Alijn: donde los niños están como en casa Si trae niños en su escapada a Gante, este es un lugar al que hay que ir. Visite la Casa de Alijn con sus hijos o nietos y juntos descubrirán o redescubrirán cómo ha cambiado la vida del día a día. Rebuscar en el baúl de los disfraces, hojear juntos álbumes de fotos de tiempos de la abuela, emocionarse de nostalgia con antiguos filmes, trastear, recordar juegos como la rayuela o las tabas… y sobre todo volver un poco a la infancia.
Más información
El Museo Dr. Guis­lain

El Museo Dr. Guis­lain

En la calle Jozef Guislainstraat está un museo alojado en la institución para enfermos mentales más antigua de Bélgica, de 1857. ¡Hay que estar loco para no visitarlo! El visionario médico gantés Guislain fue uno de los primeros en ver a estos enfermos como pacientes, con derecho a un trato digno. La vergüenza por la forma en la que en el pasado se procedió con los pacientes psiquiátricos fue en 1986 el germen del museo Dr. Guislain de Gante. El Museo Dr. Guislain de Gante rompe los numerosos prejuicios que siguen definiendo lo que es “normal” y lo que es “locura”. A su colección permanente, que ilustra la historia de la psiquiatría, se añade una colección internacional de arte marginal o art brut. También las exposiciones temporales son siempre de primera categoría.
Más información
El mun­do de Kina: la Casa

El mun­do de Kina: la Casa

Un fósil único de un antiguo reptil, una extraordinaria sala de dioramas con aves indígenas y una exposición interactiva con miles de rocas y minerales que le dejará de piedra. Het Huis (la Casa) es un museo donde los niños van de sorpresa en sorpresa. Con la aplicación de patrimonio recibirá información adicional sobre ‘Kei-Cool’, la exposición sobre rocas y minerales. Encontrará la respuesta a preguntas como: ¿Sabe qué es una rosa del desierto? ¿Cómo se mueven las placas tectónicas? y ¿Qué minerales se usan para la base de la Copa Mundial de la FIFA? Aquí puede descargar la aplicación. Consejo: eche un vistazo en El Mundo de Kina: el Jardín. Desde este jardín educativo no se puede ir andando hasta la Casa, pero sí es accesible con el autobús número 5 desde la plaza Sint-Pietersplein (Tolhuislaan).
Más información
Hotel d'Hane Steen­huy­se

Hotel d'Hane Steen­huy­se

Conozca la majestuosa vivienda de la noble familia d’Hane Steenhuyse. Coloridos salones, artísticos muebles, ricas tapicerías y encantadoras pinturas murales que nos trasladan a hace doscientos años. Con un poco de suerte, a lo mejor incluso ve pasar a la doncella o al cochero. Y como colofón de la visita, pasee tranquilamente por el espléndido patio interior, todo un mar de tranquilidad en medio de la ajetreada calle Veldstraat. Todos los viernes, sábados y domingos, de 14 a 18 horas, tiene las puertas abiertas. En la casa se respira el ambiente de finales del Antiguo Régimen, y se oyen los ecos de músicas de baile y de los carruajes que aquí llegaban. En diversos puntos, una serie de vídeos le muestran cómo moverse por los complicados modales y maneras de aquellos tiempos. Muy pronto perderá la consciencia del tiempo y se sentirá un invitado del conde y la condesa d’Hane Steenhuyse. ¿Quiere conocer este lugar más a fondo? Cada viernes y sábado, a las 14:30, los visitantes individuales pueden sumarse a un paseo con guía, quien irá comentando los pormenores de la historia de la casa y revelando los secretos de tocadores, gabinetes y enfiladas. Este paseo se combina con una visita al Salón Chino y al despacho del premio Nobel Maurice Maeterlinck en el Hotel Clemmen, situado frente al Hotel d’Hane Steenhuyse.
Más información
CityCard Gent

Hotel Clemmen

Los interiores del Hotel Clemmen despiertan la imaginación. Las habitaciones más importantes son el extraordinario Salón Chino y la reconstrucción del despacho del gantés Maurice Maeterlinck, premio Nobel de Literatura. ¿Quiere conocer este lugar más a fondo? Cada viernes y sábado, a las 14:30, los visitantes individuales pueden sumarse a un paseo con guía, quien irá comentando los pormenores de la historia de la casa. Este paseo se combina con una visita al Hotel d’Hane Steenhuyse, situado frente al Hotel Clemmen.
Más información
El Campanario, patrimonio histórico

El Campanario, patrimonio histórico

Si en su escapada a Gante mira al mágico horizonte del casco antiguo, hay algo que no le pasará desapercibido: el Campanario Municipal, en el centro de la emblemática fila de torres, entre la Catedral de San Bavón y la Iglesia de San Nicolás. En lo alto, un fiero dragón, orgulloso símbolo y mascota de Gante, vigila el centro histórico de la ciudad. El Campanario Municipal encarna la prosperidad e independencia de la ciudad. La Lonja del Paño, adosada al Campanario, no fue finalizada hasta 1907. El distinguido gótico brabantino de este edificio ensalza la industria a la que Gante tanto debe. En la esquina de la Lonja del Paño se encuentra la antigua casa del carcelero. El Campanario Municipal, proclamado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, merece una visita. Desde 1402 se custodiaron aquí, en un cofre en el resguardo secreto, los fueros y privilegios municipales. El dragón, colocado en la torre en 1377, no sólo vigilaba la ciudad sino que también era el guardián simbólico del Campanario. Esta torre también alojaba orgullosa una gran campana de tormenta, la Grote Triomfante (también apodada Klokke Roeland), que ahora sigue haciendo compañía al Campanario pero en la plaza Emile Braunplein. Hasta 1442, la Iglesia de San Nicolás hizo las funciones de torre de vigía, pero tras esta fecha asumió tal cargo el Campanario, entonces terminado. Con ello, los vigías formaban junto con los campaneros el cuerpo de vigilantes de la ciudad, en servicio hasta 1869, atendiendo sobre todo al peligro de incendios. ¡Imprescindible! Suba sus escaleras. Escuche el brillante sonido del carillón y disfrute de las vistas. Hay ascensor desde el primer piso. El encanto del panorama de Gante no deja a nadie indiferente. Sin embargo, el Campanario no es actualmente accesible para visitantes con problemas de movilidad. El Mammelokker, leyenda entre rejas En 1741 se construyó entre el Campanario y la Lonja del Paño un edificio que hacía de casa del carcelero y entrada a la cárcel municipal. Sobre la puerta se ve un relieve que narra la antigua leyenda romana de Cimón, sentenciado a morir de hambre, pero salvado por su hija, que le daba el pecho cada día. Mamme significa pecho y lokken succionar. Para dragones grandes y pequeños Gante no sería Gante sin la energía de los niños y jóvenes, por lo que también el Campanario Municipal está preparado para recibir a pequeños dragones. Descubra las actividades para chavales de 6 a 18 años, aunque también son bienvenidos los niños de hasta 100 años (¡o más!) J. Gante: una ciudad apta para niños y para escapadas en familia. ¿Ya ha visto el juego del dragón Fosfor?
Más información
La majestuosa Catedral de San Bavón

La majestuosa Catedral de San Bavón

Gran emblema de Gante, hogar del Cordero Místico Este magnífico monumento situado en la plaza Sint-Baafsplein se alza con toda su grandeza y es imposible de pasar por alto. La Catedral de San Bavón, la iglesia parroquial más antigua en el corazón de Gante, está construida sobre una primera iglesia del siglo X y una románica del XII, dedicada a San Juan Bautista. En la Edad Media, Gante era una ciudad rica y poderosa y podía permitirse la construcción de templos cada vez más grandes y ricos. Así, en el transcurso de los siglos XV y XVI, la Iglesia de San Juan fue convertida en el majestuoso edificio gótico de la Catedral de San Bavón. Los giros de la historia: de iglesia a catedral ¿Busca una escapada que sea distinta, especial? ¿Quiere salirse de los caminos trillados? Pues le damos la bienvenida, porque Gante es un lugar lleno de peculiaridades. También la Catedral muestra las amalgamas y extraños giros de la historia de la ciudad. En la cripta puede visitarse la antigua nave central, de estilo románico. En el siglo XV se decidió sustituir el edificio románico con un templo gótico de mayor tamaño, completado en 1559. En 1540 la iglesia se convirtió en sede del Cabildo de San Bavón, con lo que pasó a estar bajo la advocación de este santo. Luego, en 1559, se transformó en la catedral de la diócesis de Gante. A rebosar de tesoros artísticos La Catedral de San Bavón tiene una rica historia y en su interior aloja asimismo una serie de tesoros que hacen la boca agua a todo amante del arte: el altar mayor, barroco y realizado en mármol blanco, negro y pardo veteado, el púlpito rococó en roble, madera dorada y mármol, una gran obra de Rubens (La entrada de San Bavón en el monasterio de Gante), el Tríptico del Calvario de Justo de Gante, la lámpara gótica, las tumbas monumentales de los obispos ganteses… y naturalmente el mundialmente famoso Cordero Místico. En el interior de la Catedral puede contemplar el esplendor beatífico de La Adoración del Cordero Místico, de los hermanos Van Eyck. Descubra todas las místicas curiosidades de esta apreciada obra de los Primitivos Flamencos. ¿Quiere visitar la propia pintura? Consulte el horario de la Capilla del Cordero Místico de la Catedral de San Bavón. Dato interesante: para darle la oportunidad de contemplar también los paneles exteriores del Cordero Místico en toda su gloria, este políptico magistral de los hermanos Van Eyck se cierra cada día entre las 12:00 y las 13:00. Las entradas de acceso a esta capilla se venden hasta unos 15 minutos antes de la hora de cerrar. Souvenirs… la tienda de la catedral Si quiere llevarse a casa un recuerdo para tener siempre presente esta visita, visite la tienda de la Catedral, donde venden posters, libros de arte, postales… Una festiva vista de Gante Durante las Fiestas de Gante es posible visitar la torre de la Catedral de San Bavón. Corone las escaleras y disfrute de unas magníficas vistas del corazón de Gante y de estas singulares festividades. Durante el resto del año, las mejores vistas son las que hay desde debajo del dragón dorado, la mascota de la ciudad, en el Campanario Municipal (que está enfrente). Desde aquí puede seguir con toda facilidad su exploración de Gante, ¡todo posibilidades, nada de agobios!
Más información
Ver CityCard Gent en mapa